Buscar por TAGS:

RECENT POSTS: 

FOLLOW ME:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • VALENTINA MONTOYA ROBLEDO

A TODOS NOS CORRE SANGRE POR LAS VENAS

(Originalmente publicado en la REVISTA FRONTERA)

Hace varios meses tengo en el tintero una historia que me escribió una de mis lectoras. No me había atrevido a publicarla por miedo a no hacerle honor a esta memoria y a la vulnerabilidad que allí se transmite. Es la historia de una empleada del servicio escrita por su hija, que ojalá nunca vuelva a pasar.

“A los 14 años, mi madre, de origen boyacense, se escapó de las garras de su padre por maltrato físico. Llegó a Bogotá a emplearse en lo que sabía: hacer oficio. En muchas oportunidades trabajaba hasta altas horas de la noche. En esas casas, el servicio no podía utilizar la vajilla de los patrones, primero almorzaba el patrón, la alcoba destinada al servicio era en la terraza, se trabajaba de lunes a lunes, nada de descanso, ni de seguridad social. Ella no podía enfermarse porque si se enfermaba era indicador de que ya no servía.

Siendo una niña, vi que a mi madre la golpeaban. ¿Qué podía hacer ella para defenderse cuando sabía que tenía que ver por una niña como yo? Ella tenía que canjear techo y alimento porque en ninguna parte la iban a recibir con una niña pequeña. Tenía que soportar el acoso sexual de uno de los hijos de los patrones. Como el hijo no logró abusar de ella, abusó sexualmente de mí cuando tenía 5 años.

Mi madre se vino a enterar del abuso cuando yo tenía 13 años, pues este personaje me amenazó con que mataría a mi mamá si yo le contaba algo. ¡Qué peso tan grande para una niña de tan solo 5 años! Me tocó asumir la responsabilidad de la supervivencia. Yo fui testigo directo de la discriminación, y los maltratos al servicio doméstico, donde términos peyorativos como coima, guisa, sirvienta, etc. aún resuenan en mi mente.

Me tocó ver cómo muchas veces mi mamá salía de las casas sin la liquidación, pues los patrones tenían cómo pretexto que me mantenían. Muchas veces no le pagaban o se demoraban en el pago. Sí, fui testigo directo de esos abusos y por que no decirlo: de una forma de esclavitud.”

Se me hace un nudo en la garganta, y rescato la valentía de esta mujer para hablar de una historia de sombras y abusos. Son pocos los que sacan estos esqueletos de su closet, porque no les gusta aparecer como víctimas. Pero también rescato el poder de estos relatos del infierno para conectarnos con el que sufre. Quienes creen que el infierno está después de la muerte no se han dado cuenta de la magnitud del sufrimiento humano en vida.

Desde que empecé a investigar sobre servicio doméstico, muchas personas se han acercado a contarme sus historias, desde el lado de las empleadas y de los empleadores. Y esta historia que escribo se repite en interminables ocasiones. No han sido pocos los casos de personas que me cuentan avergonzadas que tienen “amigos” que perdieron la virginidad con la empleada del servicio. Aún hoy, en pleno siglo XXI. Y son estas historias las que me hacen entender que lo que estudio es relevante para toda la sociedad que día a día se beneficia del trabajo doméstico.

Me gustaría que pensáramos en el grado de deshumanización en el que vivimos, y cómo podemos cambiarlo. En lo que implica que no consideremos a las trabajadoras domésticas como personas que aman, sufren y lloran como nosotros; que pensemos en ellas como objetos sexuales o como máquinas de trabajo; que no veamos que a todos nos corre sangre por las venas. No es simplemente reconocer derechos, es entender que nadie es menos, que nadie tiene que pasar por tantos sufrimientos.

***

Cuando tuve la entrada escrita se la mandé a mi lectora para ver si le parecía bien. La profundidad de su respuesta me dejó muda:

“Me cogió de sorpresa...créame que leer ese escrito plasmado con esa realidad.... Es cómo verse ante un espejo....y decir ¡¡¡wow!!! ¡¡¡Eso lo viví... Yo!!!! No es fácil lanzarlo al mundo....empiezan los temores....porque estaba tan guardado. Tan sólo escasas personas cómo usted lo vieron con otros ojos....como lo que es....Siiii Valentina ....publíquelo!!!! Ya es hora de calmar el pasado....”

© 2023 by Closet Confidential. Proudly created with Wix.com

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now