Buscar por TAGS:

RECENT POSTS: 

FOLLOW ME:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • VALENTINA MONTOYA ROBLEDO

LAS CARTAS SOBRE LA MESA

(Originalmente publicado en la REVISTA FRONTERA)

Alejandro Gaviria publicó hace pocos días el discurso de grado que dio en ICESI en Cali. Lo vi posteado en varios de los muros de mis amigos en Facebook y ni corta ni perezosa lo leí. Gran parte del discurso me pareció bonito, acertado y oportuno para un grupo de personas que en su mayoría empiezan a trabajar con muchas incertidumbres y esperanzas acerca del futuro. Me gustó tanto que lo postiéen mi muro, pero luego de un par de conversaciones quedé con un sinsabor: el tufillo de neutralidad y objetividad que aconseja a los recién graduados.

Específicamente Gaviria dice:

“(…) No sucumban ante las trampas de la ideología. No busquen todas las respuestas en un único libro o un solo predicador. (…) Los que creen en una sola cosa, los que organizan el mundo con en base en parejitas, en narrativas binarias (los civilizados y los barbaros, los explotados y los explotadores, los capitalistas y los proletarios, los buenos y los malos) casi siempre se equivocan. Tanto en sus predicciones como en sus prescripciones. (…) El cambio social no es cuestión de todo o nada, es cuestión de más o menos. “En cuestiones prácticas uno no debe aspirar a la perfección”. (…) El conocimiento práctico construye. Poco a poco pero construye. Las ideologías abstractas solo sirven para destruir. En últimas, el reformismo incremental, permanente, basado en la experiencia y el conocimiento de los problemas, es siempre más eficaz que las revoluciones basadas en concepciones ideológicas y visiones grandilocuentes”.

Estoy de acuerdo con Gaviria en que sería ideal alejarnos de los binarios, que la vida está llena de situaciones que no podemos clasificar en cajitas, en blanco o negro, en bueno o malo. Pero con lo que no estoy de acuerdo es con la parte en la que critica las ideologías, como si todos los que estamos en este mundo no tuviéramos alguna o muchas de ellas. Y le pregunto a Gaviria: ¿a qué se refiere cuando habla de ideologías? ¿Por qué divide al mundo en esos binarios que ataca entre quienes sucumben“ante las trampas de la ideología”y quienes no lo hacen? Me hace pensar en Gaviria como un monarca sentado en su trono mirando a los demás mortales por encima del hombro, como si él mismo fuera objetivo, y en sus acciones y pensamientos tuviera la capacidad de la neutralidad.

Una ideología es un conjunto de ideas sobre el mundo que hacen que las personas actúen de cierta forma. No son objetivas, son creadas por las experiencias de cada uno de nosotros de acuerdo con el país en el que nacimos, el colegio en el que estudiamos, lo que nos enseñaron nuestros papás y nuestros amigos, lo que sale en televisión y los libros que leemos, etc. Tienen resultados prácticos, buenos y malos. Hitler por ejemplo pensaba que los judíos eran seres inferiores, tenía una ideología antisemita y esa fue una de las bases para matar a 6 millones de personas. Gandhi creía en el poder de la lucha pacífica, y logró que los colonizadores ingleses salieran de la India sin necesidad de empuñar las armas.

Yo por ejemplo, en términos muy caricaturescos podría decir que soy una mujer que nació en una familia y una ciudad conservadora, interesada por la justicia social desde muy chiquita, educada como abogada en derechos humanos, sedienta de aprender y animada diariamente por la duda. Pero aparte de eso tengo ideas feministas, de igualdad, de justicia, soy académica y activista. Algunos me han llamado conservadora, otros liberal, algunos consideran que soy nihilista y otros incluso me han tildado de comunista y mamerta. Creo más en la vida que en lo que está después de ella. No soy neutra, ni objetiva, porque todo lo que soy hace parte de mi ideología. Actúo conforme a ella: protesto, escribo, apoyo al sindicato de empleadas del servicio doméstico, algunas veces me quedo en silencio, etc.

Pero eso que me pasa a mi nos pasa a todos, incluyendo a Gaviria. No somos objetivos porque no podemos serlo. Compartir la ideología que domina un momento o un lugar no nos hace neutros. Pero en su discurso Gaviria parece desconocer este fenómeno. Parece desconocer que él tiene una ideología, que haber estudiado ingeniería y economía han generado en él unas ideas concretas. Que ese reformismo incremental y ese apoyo al conocimiento práctico del que habla es parte de esa ideología. Él puede considerar que el cambio radical es indeseable, pero otra vez, esto no es neutro, sino que parte de las ideas en las que se basa para vivir y actuar todos los días. Y por supuesto sus ideas tienen consecuencias prácticas. Cuando él y otros que me rodean se sientan en el trono de la objetividad no sólo actúan de forma prepotente y falaz, sino que nos llevan a pensar que“los que tienen ideologías”son los que están mal, cuando la verdad es que todos “sucumbimos ante las ideologías”.

A mí me han dicho mamerta por buscar una transformación social. Periodistas y conocidos han dicho que sólo me gusta la pelea, que si no me canso de protestar por todo, y hasta feminazi. No estoy de acuerdo con estas afirmaciones, ni espero caerle bien a todo el mundo, tampoco me interesa que compartan mis métodos ni mis ideas cambiantes. Lo que sí espero es que esas personas que critican a aquellos “que sucumben frente a las ideologías”no crean que no pelear, no protestar, buscar el cambio incremental en lugar del radical, o seguir con la corriente desde posiciones muy cómodas, es ser neutro. Definitivamente, todas estas decisiones son tan ideológicas como mis posturas y evidentemente impactan nuestra realidad.

Darse cuenta de las ideologías ante las que todos“sucumbimos”y hacerlas evidentes puede quitarnos la máscara frente a la sociedad, pero sobretodo abrir el diálogo frente a algo que para mí es más importante: a quiénes afectamos cuando logramos que nuestra ideología “pegue”, para bien y para mal. En el caso de Hitler su ideología la sufrieron 6 millones de judíos; en el de Gandhi, la victoria fue para cientos de millones de Indios. ¿Qué papel juega la nuestra en el mundo que nos rodea? ¿A quién beneficiamos y a quién afectamos cada vez que logramos que alguien más comparta y practique nuestras ideologías?

© 2023 by Closet Confidential. Proudly created with Wix.com

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now