Buscar por TAGS:

RECENT POSTS: 

FOLLOW ME:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • VALENTINA MONTOYA ROBLEDO

ROJA COMO LA SANGRE


He estado pensando en sangre, en esa sangre roja que nos mantiene vivos, pero que también es símbolo de muerte. En esa sangre que a muchos hace desmayar con solo verla, que a otros les inspira asco, y que puede ser signo de buena salud. Esa sangre que pese a hacer parte de nuestro día a día se vuelve un tabú dependiendo del contexto y con ello trae consecuencias inesperadas.

Hablo del contexto porque no tenemos ningún problema en ver una película de acción donde dos “machos” se desangran después de darse bala, pero en cambio seguimos viendo propagandas de “kotex” o “nosotras” en las que un extraño líquido azul hace las veces de la menstruación. Y sí, hoy le digo menstruación, no periodo, ni regla, ni ningún otro eufemismo, aunque muchos de mis lectores estén muriendo de asco.

Una amiga me contó que cuando era muy chiquita cogió las toallas de su mamá y una a una les puso shampoo “como en las propagandas” porque nunca asoció el líquido azul con la sangre humana. Aunque esto parece un chiste, es el reflejo de lo que logramos escondiendo uno de los procesos naturales del cuerpo de las mujeres con un útero y en edad reproductiva. Es el reflejo de una desinformación absoluta. Pero no solo eso, sino que por siglos hemos sido participes en difundir la idea de que la sangre de la menstruación es sucia, y que hay que esconderla a toda costa. Mejor hacemos como si no existiera aunque sea de extraterrestres el tal líquido azul que muestran en las propagandas.

El parámetro del cuerpo “normal” es el de los hombres. Las mujeres supuestamente “salimos de la costilla de un hombre” (historia más absurda cuando los hombres son los que nacen de las mujeres) y somos por lo tanto un residuo de lo que ellos son. La menstruación es esa cosa extraña que los hombres no entienden y que por ser parte de ese cuerpo “imperfecto” de las mujeres algo de malo tiene que tener. Por eso mismo debemos esconderla a como dé lugar. O sino, piensen dónde esconden las toallas, las copas y los tampones, dónde los guardan, en qué los camuflan para ir al baño de la universidad o de la oficina sin que nadie se dé cuenta.

Cuando una mujer se pone brava es que está “regluda”. Cuando un hombre se pone bravo tiene don de mando y/o sus razones tendrá. Aparentemente, ellos no tienen ciclos hormonales, no están “regludos”, son ecuánimes y racionales. La verdad es que: 1) los hombres también tienen ciclos hormonales, que pueden no ser tan evidentes como los de las mujeres, pero que afectan sus emociones y su cuerpo; y 2) las mujeres nos ponemos bravas o tristes porque somos seres humanos con emociones, la menstruación puede no tener nada que ver. La menstruación se usa para deslegitimar a las mujeres, sus argumentos, sus puntos y sus ideas. Para tratarlas como locas cuando no responden como robots o cuando no complacen las expectativas sociales con una sonrisa en la boca.

Dejar la menstruación "escondida en el closet" no nos deja ver su impacto en muchas esferas de la vida de las mujeres. Hoy por ejemplo, millones de niñas alrededor del mundo no pueden ir al colegio en los días en los que les llega la menstruación porque no tienen dinero para comprar un paquete de toallas. Muchas de ellas usan trapos, telitas, materiales vegetales y otros productos que les pueden causar infecciones. Pero hay otras que simplemente pierden hasta 60 días de colegio al año por falta de acceso a algo tan básico. Solo imaginar lo que dejan de aprender en ese tiempo me parece aterrador.

Sin ir muy lejos, hoy en Venezuela donde escasea hasta el papel higiénico, las mujeres con útero y en edad reproductiva sufren adicionalmente por falta de toallas higiénicas. Es lo primero que te dicen que debes traer si vas a visitar el país. Y aunque parezca absurdo, eso implica muchos problemas logísticos para que las mujeres puedan estar en espacios públicos en los días en los que tienen la menstruación: ¿cómo montar en un bus, caminar por la calle, ir a trabajar o ir al colegio cuando tienes sangre corriendo pierna abajo?

Yo prefiero las cosas por su nombre. Se llama menstruación y es sangre, igual que la sangre que tantos disfrutan ver en las películas. No es sucia. Es símbolo de buena salud y de fertilidad, y no de muerte. Las mujeres sentimos y pensamos más allá de ella y debería dejar de ser una excusa para que nos traten como “locas regludas”. Pero sobretodo, queremos poder ir al colegio o al trabajo sin que esa sangre que nos llega mes a mes sea un obstáculo para convertirnos en lo que queremos ser.

© 2023 by Closet Confidential. Proudly created with Wix.com

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now