Buscar por TAGS:

RECENT POSTS: 

FOLLOW ME:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • VALENTINA MONTOYA ROBLEDO

UNA NAVIDAD CONSCIENTE


Luego de pasar la mayoría del año afuera, vuelvo a mi casa en navidad envuelta en la nostalgia del reencuentro con mi familia y amigos. Vengo con la ilusión de encontrarlos bien, de desatrasarme de los acontecimientos de la vida, de compartir el amor que se crea en familias grandes y chiquitas. Parecería obvio ese mensaje de feliz navidad que desde niña oía en las propagandas de Caracol y de Café Sello Rojo, en el radio del carro mientras bajaba a la finca. Sin embargo, ese mensaje no es ni tan obvio ni tan fácil como quieren hacernos creer. Para mí y para muchos de quienes me rodean, el reencuentro familiar en diciembre es quizás el momento más retador del año.

Las familias, a pesar de ser nuestra cuna y nuestro colchón, no son ni de lejos ese lugar de paz y amor. La gran mayoría son lugares disfuncionales en los que expresamos toda nuestra humanidad imperfecta, sin ataduras. Para muchos es un espacio tan difícil que deciden evadirlo, y eso es completamente respetable. No nos digamos mentiras, porque a lo largo del año somos muchos los que dejamos de seguir a la prima en Facebook porque no aguantamos sus posts, que ignoramos el chat de la familia por largos meses, o que no visitamos a la tía cansona porque no aguantamos que siga preguntando cuándo nos vamos a casar o cuándo vamos a tener hijos.

En diciembre, todos llegamos a rezar la novena y a cantar tutaina con una sonrisa en la boca, tratando de imitar las propagandas de feliz navidad. Pero luego empiezan las disputas: una tía quiere matar marrano, mientras los primos vegetarianos se resisten a toda la variedad de carnes. El cuñado uribista anuncia la traición de Duque, mientras el primo alternativo defiende a Bernie Sanders, del que poco se oye hablar en Colombia. Las viejas rencillas sobre la prima lesbiana, entre quienes la apoyan y quienes la crucifican, vuelven a explotar.

El silencio se usa para pacificar el ambiente. Para algunos, es mejor quedarse callado para no alborotar el avispero, sobretodo cuando se trata de religión, política y sexo. Otros, sin embargo, se toman la palabra como si fueran dueños y señores, y se echan su discurso político tradicional. De vez en cuando sale alguna que se opone, pero la callan por grosera. Luego llega el aguardiente, como un bálsamo que puede servir para tranquilizar los ánimos, pero que también puede subirle el tono a las conversaciones y exaltar los resentimientos guardados.

Para mí, la familia más que el centro de la felicidad, es el mejor espacio para hacer consciencia de qué tanto he aprendido y avanzado durante el año, y qué tanto me falta por aprender. Cada persona que se acerca a nuestras vidas está ahí para mostrarnos algo de nosotros mismos. Entre más cercana sea esa persona, más salen a relucir esos defectos que nos siguen amargando el corazón. En navidad, ese contacto se fortalece, y nos permite mirar qué tenemos por dentro, de dónde vienen los resentimientos, a qué prima no nos aguantamos, qué es eso que nos chuza, cuánto trago necesitamos para relajarnos, qué silencios escogemos, cómo ponemos límites y dónde escondemos nuestras angustias.

No quiero seguir creyendo en esa feliz navidad que nos vendieron, porque creo que son pocos los que encuentran en sus familias ese soplo de tranquilidad y paz que nos dicen que tenemos que sentir. Lo que sí quiero es pensar en la navidad como un espacio de reflexión sobre nuestros propios avances y retrocesos. Que pensemos en esos cortos días como una oportunidad para aprender a ser más tolerantes, más abiertos, más dispuestos a entender la diversidad del mundo a través de la diversidad de los miembros de nuestras familias. Que aprovechemos ese espacio entre seres que amamos como un momento que nos permita sanarnos y entendernos a fondo. Les deseo a todos una navidad consciente en la que logremos tomar lo mejor del amor que nos ofrecen nuestros seres queridos, al tiempo que analicemos cómo vamos en este maravilloso camino de la vida.

© 2023 by Closet Confidential. Proudly created with Wix.com

  • b-facebook
  • Twitter Round
  • Instagram Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now